Guillermo del Sol, un padre que levanta la voz por su hijo Adrián del Sol y reclama: #Ni1ReguladoMás #Cuba

Nadie tiene mayor amor que este, que uno ponga su vida por sus amigos (Juan 15:13).

El activista religioso Guillermo del Sol Pérez, miembro de la ilegal Iglesia Católica Antigua, en Santa Clara, mantiene una Huelga de Hambre (HH) a nombre de todos los ilegalmente “regulados” en Cuba (ciudadanos que tiene prohibido salir fuera del territorio nacional. Del Sol, también director de la agencia independiente de noticias “Santa Clara Visión” optó por la HH luego de que su hijo, Adrián del Sol Alfonso, evangelista también de dicha iglesia, y también periodista independiente, fuera impedido de viajar el lunes 12 de agosto a unas conferencias sobre libertad religiosa pero del Sol extendió el reclamo por su hijo al reclamo por todos los impedidos de viajar como el iniciando así la campana #Ni1ReguladoMás.

En la mañana del 17 de agosto acudió a la vivienda de Guillermo el oficial de la Seguridad del Estado Eric Francis Aquino Viera para decirle que ya su hijo Adrián del Sol no se encontraba regulado y que lo ocurrido en el aeropuerto el 12 de agosto había sido un error. Guillermo del Sol le respondió que habían llegado tarde, pues el error había derivado en una protesta que no era ya solo por su hijo Adrián y que se extendía a todos los “regulados” pues su demanda era  #Ni1ReguladoMás. Por otro lado que su hijo Adrián no estuviera ya “regulado” quedaría por probar el día en que volviese a un aeropuerto para intentar volar pero de momento: ni siquiera su equipaje le había sido devuelto y faltan por dar muchas explicaciones.

La respuesta de Guillermo del Sol Pérez ha sido dirigir una carta al propio Raúl Castro la cual el Instituto Patmos reproduce a continuación y cuya divulgación agradecemos pues cada hora cuenta en lo que a la vida de este activista respecta:

Santa Clara, 17 de agosto de 2019

Al señor Raúl Castro Ruz

Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba

Notable señor, me excuso, no con nadie, no con usted, sino con las tradicionales buenas costumbres con las que fuimos educados los cubanos de ayer. Pido perdón a nuestros mayores porque en el principio de esta misiva no le ofrezco a usted ningún parabién. Y es que ya pocas palabras esperanzadoras podemos ofrecer quienes, como cubanos, no nos hemos dejado domesticar por la tiránica coyunda de quienes apresan a la cubanía en una práctica ideológica que no nos representa a todos.

Pero, aunque no nos represente a todos los ciudadanos de esta República, la tal práctica, consagrada como Ley en el artículo 5 de la Constitución, ha venido atreviéndose cada vez más, hasta hacernos casi perder los estribos. Y no creo que debamos permitírnoslo. No creo que, estemos dónde estemos en el espectro de los colores ideológicos, queramos dejar que la ira, la rabia y la impotencia un día desemboquen en el fratricidio. Nadie saldrá ganando. Callen ustedes sus tambores de victoria porque un solo cubano que se pierda por las banderas de la intolerancia, será enlutar a toda la Patria. Por eso acudo a usted, Primer Secretario del Partido que se ha investido a sí mismo como rector de los destinos de la República. ¿De qué serviría que me dirigiera al Presidente? ¿No es aquél- según el artículo 5- un subordinado suyo también? Entonces, ¿para qué andar por las ramas? A usted me dirijo y a nadie más para apelar al sentido de justicia, para ir poniendo fin al sinsentido con el que sus subordinados- tal vez usted mismo- intentan apoderarse de nuestras vidas.

En días pasados mi hijo, Adrián del Sol Alfonso, como a tantos otros cubanos, se le impidió viajar a un encuentro internacional. Iba a un encuentro cristiano, pero eso, señor Castro, no importa. No puede importar si iba a un encuentro cristiano o a una reunión de las juventudes de la democracia liberal; no puede importar porque ustedes reciben- a través del ICAP- a miles de hombres y mujeres que vienen a hacer turismo ideológico a la «isla de la libertad». Hombres y mujeres que viven en sistemas sociales no coincidentes con el que estamos obligados a vivir aquí. ¿Qué dirían usted y sus portavoces, si por ejemplo, a un tal Nicola Rinaldi, secretario de la juventud comunista romana, la República Italiana le impidiera- humillación mediante delante de la multitud del aeropuerto de Fiumicino- acudir a un encuentro contra el liberalismo y la globalización en La Habana? Y créame que de esas declaraciones del MINREX sabemos mucho los cubanos quienes, día tras día, oímos del apoyo del gobierno cubano a éste o aquél perseguido de la izquierda internacional, de la repulsa del gobierno cubano a éste o aquél gobierno que persigue al izquierdista. ¿Eso es doble moral?

A mi hijo, hoy para mí símbolo de todos los hijos retenidos a la fuerza en Cuba, en el aeropuerto José Martí, se le ha tratado como a un delincuente o a un terrorista; y a los delincuentes y terroristas se les instruye, procesa, enjuicia y encarcela. Simplemente no se les deja en tierra, no se les estafa el boleto, no se les pierde el equipaje… ¿o es que acaso ustedes han entendido que nuestra amada tierra es el castigo para los inconformes? ¿Quién- con suficiente amor patrio- pudo haber confundido a Cuba con una cárcel? ¿Así lo creen? Nosotros no.

Estamos aquí y permaneceremos aquí, pero les insto a definirse ¿ustedes piensan que somos una Nación de hombres libres o un rebaño propiedad del PCC? ¿No significa regulado o regulada aquello que estaba violando alguna regla y es, de grado o por fuerza, «normalizado»? ¿Es, para ustedes, el vasallaje la condición regular, normal, de todos los cubanos? Es, regulado, del todo inentendible, una de dos: Los cubanos que no somos comunistas somos subnormales por lo que hay que llevarnos a la normalidad o lo regular es que todos los cubanos somos prisioneros de nuestro Estado y excepcionalmente nos permiten salir de paseo por el mundo. Todo esto pudieron haberlo consignado en la Constitución y al menos nos ahorraban los sinsabores y las humillaciones o ¿disfrutan humillándonos? ¿cada humillación es una “victoria”? ¿Es así como se muestra el sistema más humanitario del mundo?

Sin embargo, personalmente creo que somos una Nación de hombres libres que, mientras no delincamos ni ataquemos a la sociedad, mientras no debamos nada a nadie, tenemos el derecho a movernos libremente por el mundo y a reunirnos con quienes estimemos conveniente porque somos adultos, cuerdos, responsables y si no lo somos ya nos tocará responder por nuestras acciones. ¿De dónde sacaron tan infame concepto? En toda nuestra historia patria- tan mía como suya- no hubo nada parecido: Al haber sido ustedes amnistiados por el déspota por antonomasia después del asalto al Moncada, ¿fueron regulados? ¿les impidió el tirano viajar a dónde quisiesen? ¿Fue regulado Antonio Maceo por Martínez Campos, sabiendo como sabía el general segoviano que el Mambí oriental regresaría algún día sin ánimos de paz? ¿Fue regulado José Antonio Echevarría o pudo viajar a reunirse con ustedes en México? ¿De dónde han sacado tan humillante método sólo digno de Weyler? Ni ustedes, ni nadie tiene, de antemano, el derecho a REGULARNOS o regresen a la práctica del Permiso de Salida para que el mundo entero sepa lo “mucho que ustedes respetan” a quien discrepa. Creo en el multipartidismo, usted en el unipartidismo, deberíamos dialogar entre nosotros; pero no, usted ha preferido la vía de controlarnos hasta la saciedad. Ya no es que no hablemos en Cuba, debemos callar en todas partes.

Y ante tamaña pretensión, ante la malsana ambición de REGULARNOS, yo Guillermo del Sol Pérez, mayor de edad, albañil cristiano, ciudadano cubano me opongo a que los cubanos y cubanas vuelvan a ser REGULADOS. Por ello, asumiendo mis actos y responsabilizándole sólo a usted de lo que me suceda, me he declarado en huelga de hambre y de sed con una sola consigna NI UN REGULADO MÁS. Y, como el Maestro, sé que, para impedir que con semejante método ustedes logren que los jóvenes lleguen a asociar la sola mención de Cuba con la imagen de la cárcel y el sentimiento del castigo, he de poner mi vida en riesgo y confiar en que en usted prime el sentido común. No sólo los comunistas saben vivir y morir según sus convicciones.

En mi quinto día sin alimentos ni agua, vuelvo a decir: ¡NI UN REGULADO MÁS!

Esperando que Dios se apiade e ilumine su alma,

Guillermo del Sol Pérez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s