Premio Patmos 2020 a Martha Beatriz Roque Cabello

El Premio Patmos (otorgado cada 31 de octubre a creyentes cubanos consecuentes con su fe religiosa) se le concede este año a una mujer, y esto no podía dejar de ser justo en la séptima edición de este premio que venimos concediendo desde 2014, y es que, como se conoce, el siete, según la interpretación apocalíptica, es el número de Dios, y por tanto es el perfecto. Y hay que decirlo también, el Premio Patmos por fin se dedica a alguien que siempre mereció recibirlo, Martha Beatriz Roque Cabello, mujer de fe que no ha hecho otra cosa en los pasados 31 años que ser consecuente a sus creencias, y en cuyo nombre encontramos un símbolo para rendir homenaje a todas las mujeres cubanas de fe, pero especialmente a aquellas que por no renunciar a dicha fe han sufrido martirios y prisiones. 

Nuestra premiada no requiere de mucha presentación puesto que el 26 de junio de 1997 se puso de pie bien firme en la brecha y junto a Félix Bonne Carcassés (+), René Gómez Manzano y Vladimiro Roca habló de parte de Dios, y en favor de todos los cubanos, con la contundente declaración (indispensable documento histórico) “La patria es de todos” .  Lo que Martha Beatriz ratificara entonces  ante el indigno tribunal que la juzgó, el 16 de julio de 1997, “La cárcel no cambiará mi manera de pensar”, lo ha demostrado con creces en aquella y en las posteriores prisiones que con tanta dignidad ha enfrentado.

En una de sus cartas remitidas a sus hermanos de causa de “La patria es de todos” Martha llega a expresar tajantemente en una línea el extremo hasta el cual ella ha estado dispuesta a ser consecuente con sus ideas y principios: “yo solo quiero el sacramento de la Extremaunción, y estoy dispuesta a poner el mártir”. También en esa misma carta encontramos otras expresiones donde se percibe la manera en que Martha ha obedecido la exhortación paulina conocida como la kenosis de Cristo expresada en la Epístola a los Filipenses 2:5-7 donde San Pablo declara: “Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús, el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, si no que se despojó a sí mismo… ”, y es que ella, en imitación a Cristo, descendió a los infiernos, lo cual se evidencia en la siguiente descripción: “Desde este horrible lugar, que no tiene nada que ver conmigo, y que está a punto de darme un nuevo título universitario: doctora en ciencia del basurero de la vida, los saludo con todo el cariño que nos hemos profesado”.

Contando sus 485 días en su primera prisión Martha escribía: “Llevo 485 y según la petición fiscal me quedan 1300 aproximadamente. Solo Dios sabe, los contaré uno a uno con mucha fe y dignidad.”

Cuando en marzo de 2003 se desatan por órdenes de Fidel Castro  los arrestos y enjuiciamientos sumarios de decenas de líderes de la oposición, Martha vuelve a ser encarcelada y condenada a 20 años de prisión.  Actualmente se encuentra todavía cumpliendo dicha sentencia aun cuando lo haga bajo licencia extrapenal. Pero no porque Martha se encuentre fuera de las rejas de las prisiones chicas que pueblan toda la isla se puede afirmar que ella ha sido liberada. Ella sufre la suerte del pueblo cubano secuestrado en lo que sabemos es la prisión grande la isla de Cuba, como lo fuera en el siglo I la isla de Patmos para quienes como Juan, autor del Apocalipsis, sufrieran “por causa de la palabra de Dios y el testimonio de Jesucristo”. También, como Juan en Patmos, ella evoca visiones de esperanza para su pueblo, porque su libertad auténtica solo será posible el día cuando Cuba sea libre por fin. Entre tanto su vocación de servir a su pueblo continúa cada día a través de su labor comunitaria y en sus entregas mensuales y trimestrales en inglés y en español de sus informes sobre derechos humanos iniciados en 2019 y que constituyen un testimonio genuino de las violaciones constantes a los derechos humanos que cotidianamente se suceden en la isla prisión.

En tales informes nuestro Instituto Patmos tiene el honor de intercambiar y compartir información en todo lo que se refiere a libertades religiosas que siempre ocupan un segmento importante. El Instituto Patmos y Martha han sido cómplices en tender puentes y abrir puertas en muchos casos en los que el adversario se esfuerza en hacer todo lo contrario, y especialmente cuando de asuntos de fe e iglesias se trata.

En la entrega del Premio Patmos 2020 sucede como con los seis hermanos de Martha Beatriz homenajeados en nuestras seis ediciones anteriores: Amador Blanco Hernández (2014), P. José Conrado Alegría (2015), Dr. Oscar Elías Biscet (2016), Dagoberto Valdés Hernández (2017), Dr. Eduardo Cardet Concepción (2018) y Roberto de Jesús Quiñones Haces (2019); nuestro muchas veces clandestino Instituto Patmos es quien se honra, y desde las catacumbas de Cuba extendemos a Martha nuestro abrazo de fe que desembocará en el mayor premio, que se conseguirá gracias al sacrificio vivo de creyentes como ella, el de la libertad de todos los cubanos.  

Video:  

  Agradecemos la inmediata divulgación de nuestro Premio al periodista católico español José María Ballester Esquivias en ABC:

https://www.abc.es/internacional/abci-martha-beatriz-roque-galardonada-premio-patmos-libertad-religiosa-cuba-202010311715_noticia.html

 

#Cuba Roberto de Jesús Quiñones Haces @PremioPatmos 2019: Dedicatoria del Instituto Patmos al conceder la sexta edición de su Premio Anual al laico católico Roberto de Jesús Quiñones Haces

Desde la primera edición del Premio Patmos en 2014 (Prof. Amador Blanco Hernández, 2014; P. José Conrado Alegría, 2015; Dr. Oscar Elías Biscet, 2016; MTS. Dagoberto Valdés Hernández, 2017; y Dr. Eduardo Cardet Concepción, 2018), la distinción, dedicada “a un creyente cubano consecuente con su fe, como Juan de Patmos, en la isla de Cuba” se concede cada 31 de octubre, coincidiendo con el Día de la Reforma Protestante. En 2019 las circunstancias obligan a realizar una excepción y adelantar el anuncio porque el hombre de fe seleccionado acaba de recibir una sentencia para volver a la cárcel otra vez, y se encuentra la muy lamentable posibilidad de que el 31 de octubre de 2019 él pudiese estar preso.  

En efecto, el laico católico Roberto de Jesús Quiñones Haces, muy activo en equipo como consejero matrimonial junto a su esposa Ana Rosa Castro Bertrán, en la Pastoral Familiar, y también en la Pastoral Penitenciaria de la Diócesis de Guantánamo – Baracoa; fue condenado a un año de prisión en un juicio totalmente amañado, celebrado en el Tribunal Municipal de Guantánamo el 7 de agosto de 2019; se le negó la posibilidad de una vista de apelación, y finalmente el 27 de agosto recibió como firme la sentencia. Ya en 1999, y por cuatro años, ocho meses y doce días, este hombre de Dios soportó indoblegable los rigores de la prisión, hasta que en 2003 salió en libertad condicional. Y ahora tampoco vuelve a rehuir la cárcel apropiándose de la bienaventuranza del Evangelio que declara: “Bienaventurados sois cuando por mi causa os vituperen y os persigan, y digan toda clase de mal contra vosotros, mintiendo. Gozaos y alegraos, porque así persiguieron a los profetas antes que a vosotros” (Mateo 5:11-12). Fue esta la razón por la cual nada ni nadie impidió que acudiera el 22 de abril de este propio año al mismo Tribunal en el que se le condenaría también a él poco más de tres meses después, para mostrar su solidaridad con el matrimonio de pastores evangélicos Ramón Rigal Rodríguez y Adya Expósito Leyva, pese a que esto le costara que aquel día se lo llevasen como a un vulgar delincuente, arbitrariamente detenido, golpeado y lesionado. Este acto ecuménico de solidaridad, digno de ser imitado por cualquier creyente cubano, sea cual fuere su profesión de fe, redundó en la condena que él mismo ahora, con total dignidad, está dispuesto a enfrentar.

En una etapa muy crítica para la sociedad civil cubana en general, incluyendo a las iglesias, donde la mayoría prefiere callar y eludir sus deberes cívicos y de Fe, ante la represión al otro que en definitiva mañana pudiera ser contra cualquiera, Quiñones Haces decidió ser excepción y vivir a contracorriente para que no se cumpla nuevamente el poema “Ellos vinieron” que el pastor protestante alemán Martin Niemöller  recitara por primera vez en su sermón de la Semana Santa de 1946 en la población de Kaiserlautern (Alemania), y que se tituló «¿Qué hubiera dicho Jesucristo?», en referencia a la apatía del pueblo alemán ante la crueldad nazi:

Cuando los nazis vinieron a buscar a los comunistas, guardé silencio, 

porque yo no era comunista,

Cuando encarcelaron a los socialdemócratas,

guardé silencio,

porque yo no era socialdemócrata.

Cuando vinieron a buscar a los sindicalistas, 

no protesté,

porque yo no era sindicalista, 

Cuando vinieron a buscar a los judíos,

no pronuncié palabra,

porque yo no era judío,

Cuando finalmente vinieron a buscarme a mí,

no había nadie más que pudiera protestar.”

Quiñones Haces ha escrito poemarios como La fuga del ciervoEscrito desde la cárcelLos apriscos del alba y El agua de la vida, y se le ha incluido en antologías como, En esta cárcel de aire puro, de décima cubana y la del Premio Internacional de Poesía Nósside 2006. Y todavía tendrá muchos poemas que sacarse del alma. Pero no hay dudas de que el 22 de abril de 2019, cuando se lo llevaron a golpes con su guayabera ensangrentada, solo por el hecho de decidir hacer acto de presencia como luz en la oscuridad, en medio de una farsa de juicio al matrimonio de pastores evangélicos, quienes por cierto todavía permanecen en prisión, Quiñones compuso otro poema cuyos versos tienen la peculiaridad de no estar compuestos de palabras, sino de actos, para recordarnos nuevamente que el Verbo es acción.    

Dado que, en este polifacético hombre de Dios, confluyen brillantemente los papeles de escritor, promotor cultural, poeta, investigador, periodista y abogado; ¡toda una institución!, es de esperar la reacción de cubanos de todas esas esferas de la vida nacional, y también de los ciudadanos del mundo. Y esto incluye incluso a los escritores miembros de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) a la que Quiñones perteneciera como una voz crítica desde 1985 hasta su salida definitiva en noviembre del 2015, cuando muy decepcionado decidió marcharse. Esto es de esperar especialmente cuando Leonardo Padura Fuentes, uno de los escritores cubanos más prominentes, ha sido noticia al ejercer su derecho y visitar al prisionero Lula da Silva en Brasil, pues deja sin excusas a todos para no tener motivos de visitar y levantar la voz en favor de otro intelectual preso, pero en propio territorio nacional.

En el caso de los creyentes, y dado que la génesis de la condena de Quiñones está en el gesto que rebasó su afiliación católica, se esperan por supuesto y en primerísimo lugar las reacciones de apoyo de su propia comunidad, desde la base y hasta el Vaticano mismo; pero también de denominaciones e iglesias ya sea que pertenezcan al Consejo de Iglesias de Cuba (CIC), o a la emergente y todavía por ver, Alianza de Iglesias Evangélicas Cubanas (AIEC), o a cualesquiera de los grupos religiosos ya sea que gocen de privilegios legales o que estén condenadas a la ilegalidad, aunque ya entre unas y otras no existen muchas diferencias en cuanto a violaciones a las libertades religiosas se refiere. 

Sirva la sexta Edición de este Premio Patmos, anunciada excepcionalmente casi dos meses antes de la fecha habitual, pero muy cerca del 25 de agosto, “Día Mundial de Oración por la Capellanía Carcelaria” para generar una Jornada que se extienda hasta el 31 de octubre, nuestra fecha tradicional de la entrega, en que todo el pueblo cubano, creyentes o no, imiten la acción de Quiñones Haces del 22 de abril, para exigir ahora la libertad de él, y por extensión pedir la libertad de todos los presos políticos y de conciencia cubanos, muy a tono ahora que Amnistía Internacional acaba de reconocer como tales a cinco prisioneros, aunque hay muchos más, hombres y mujeres.  “Acordaos de los presos, como si estuvierais presos juntamente con ellos; y de los maltratados, como si estuvierais en sus propios cuerpos” (Hebreos 13:3).  

Palabras de Roberto de Jesús Quiñones Haces en agradecimiento:  https://youtu.be/5nkmz9pDlOw

Más violaciones a las libertades religiosas contra la Iglesia Católica en #Cuba: Citan a juicio al honorable seglar católico Roberto de Jesús Quiñones Haces

(Por el Rev. Mario Lleonart @MaritoVoz @RevLleonart, de @ForoPatmos)

El 1 de agosto amanecimos con la noticia de la cancelación de festejos públicos relacionados a la Jornada Nacional de la Juventud Católica (JNJ) a celebrarse en Cuba entre el 1 y el 4 de agosto; pero no concluiría el día sin otro ataque al corazón de la Iglesia Católica cubana. Ese mismo día se entregó al honorable seglar católico Roberto de Jesús Quiñones Haces, muy activo en las pastorales Familiar y Penitenciaria de la Diócesis Guantánamo – Baracoa, una citación para acudir a juicio el 7 de agosto acusado nada menos de los delitos de Resistencia y Desobediencia, los mismos delitos por los cuales también juzgaron y sentenciaron al también prestigioso católico, líder del Movimiento Cristiano Liberación (MCL), Dr. Eduardo Cardet Concepción (Premio Patmos 2018), quien hasta hace poco estuvo internado en prisión, incluso bajo régimen de máxima severidad, y que todavía extingue dicha sentencia en cambio de medida como preso en su casa. 

El ensañamiento contra Roberto de Jesús se debe a su asistencia solidaria a los pastores evangélicos Ayda Expósito Leyva y a Ramón Rigal Merencio quienes fueron sentenciados a prisión en un juicio totalmente amañado celebrado el 22 de abril en el Tribunal Municipal Popular de Guantánamo (TMPG). En muestra de un gesto ecuménico digno de imitar por cualquier creyente cubano Quiñones Haces tuvo el valor de intentar asistir a la vista oral de los pastores y bastó solo llegar hasta el portal de dicho Tribunal para ser golpeado y detenido violentamente inmovilizándolo y manchando de sangre su simbólica guayabera blanca, manteniéndolo encarcelado hasta el sábado 27 y resultando acusado él, quien había sido víctima del arresto arbitrario, de los cargos por los que ahora pretenden juzgarlo, muy similar al caso armado con su hermano católico el Dr. Cardet en noviembre de 2016. Como un gesto que demuestra sus arraigados principios católicos, el 18 de junio Roberto fui citado por la policía para proponerle que pagase una multa administrativa y cerrar su caso de lo ocurrido el 22 de abril pero él les dijo que no iba a pagar ninguna multa por cuanto no había cometido ningún delito. Le tomaron nueva declaración y le amenazaron de juzgarlo como pretenden hacer ahora. La escalada contra este respetable seglar católico había comenzado mucho antes de su participación solidaria con los pastores evangélicos encarcelados, el 3 de julio de 2018 ya habían allanado su vivienda, donde reside junto a su esposa Ana Rosa Castro Bertrán; y entre todo lo confiscado incluyeron su Pasaporte, emitido y cobrado por el propio régimen pero que nunca devolvieron.

A pesar de ser la Iglesia de mayor arraigo y tradición religiosa en el país, y a pesar de ser también la única Iglesia que por ser a la vez un Estado posee una Embajada (la Nunciatura Apostólica), llaman la atención los ataques constantes contra la Iglesia Católica cubana a lo largo de las seis décadas de la supuesta Revolución cubana, que a todas luces se han incrementado desde que la Conferencia de Obispos Católicos de Cuba (COCC) publicó su “MENSAJE PASTORAL DE LOS OBISPOS CATÓLICOS DE CUBA, con ocasión del proceso de consulta del Proyecto de Constitución de la República de Cuba” el 24 de octubre de 2018.

El Instituto Patmos recepciona muchas denuncias procedentes del ámbito católico, que en la mayoría de las ocasiones no pueden hacerse públicas, pues las propias fuentes así lo solicitan al considerar que sobrevendrían mayores represalias, como podrían ser posibles deportaciones de misioneros, monjas y sacerdotes extranjeros muchas veces involucrados en los hechos. El propio Instituto Patmos recuerda la expulsión del sacerdote brasileño que lideraba la orden católica de los capuchinos en la iglesia de «La Divina Pastora» en Santa Clara, luego de que este autorizara en mayo de 2013 la celebración de un Foro dedicado al controversial tema del aborto y en el cual participara el experto Dr. Oscar Elias Biscet (Premio Patmos 2016). El Instituto posee denuncias en relación, por ejemplo, al acoso, vigilancia y la coacción gubernamental que acompañaron la visita en 2017 de la Cruz Peregrina y el Icono de la Virgen María como símbolos de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) que peregrinaron por toda Cuba, pero propias fuentes implicadas, por las causas expuestas limitan publicar los detalles.

Alarman desde la publicación en 2018 del referido Mensaje Pastoral hechos adversos contra la Iglesia Católica, por ejemplo, la parroquia “La Cruz de Mayo”, en el pueblo llamado “La Quinta”, a 7km de su municipio Camajuaní; fue objeto de un raro suceso (http://www.alfayomega.es/183666/cuba-profanacion-iglesia-catolica-camajuani-cruz-mayo-parroquia) precisamente en Pentecostés, cuyos culpables no han sido descubiertos, al amanecer del domingo 9 de Junio de 2019, cuando fue robado el campanario de bronce (reliquia de la antigua estructura del templo que se custodiaba dentro de la actual capilla), el vino de la sacristía, el cáliz sagrado, y todos los copones de plata, también la sotana sacerdotal que apareció destruida, como para que fuese vista a propósito muy cerca del lugar. Unos días antes, en mayo, se había suspendido en esa misma Diócesis, ante la posibilidad de “actos provocativos”, una Conferencia Magistral que el también eminente seglar Dagoberto Valdés Hernández, director del Centro de Estudios Convivencia (Premio Patmos 2017), debía impartir en la catedral de Santa Clara. Según trascendió tampoco permitieron asistir a Dagoberto a los funerales del Cardenal Jaime Ortega y Alamino el pasado 28 de julio.

Llama la atención como el ataque gubernamental, de momento, tal vez por no chocar tan   frontalmente contra el Vaticano, no se ejerce contra sacerdotes o misioneros, aunque algunos de ellos, como el P. José Conrado Alegría (Premio Patmos 2015) denuncian constantemente vigilancias y acosos; pero si, en carácter repetitivo, se demuestra un ensañamiento contra prominentes seglares de la Iglesia Católica cubana: además de los casos anteriormente mencionados del Dr. Eduardo Cardet (en Holguín),  Roberto de Jesús (en Guantánamo) o Dagoberto Valdés (en Pinar del Río) llama la atención el tradicional hostigamiento contra el Profesor Amador Blanco Hernández (Premio Patmos 2014), otro consagrado seglar, precisamente de la mencionada anteriormente Diócesis de Santa Clara, quien además de haber sido expulsado en el pasado como profesor de Historia de la Universidad Pedagógica “Félix Varela” de Santa Clara, además de haber cumplido cuatro años de prisión política. Todo esto sin mencionar la persecución exacerbada, que no poseemos dudas desembocaron en los martirios en 2011 de la Sra. Laura Pollán Toledo, líder fundadora del movimiento femenino “Damas de Blanco” cuyas integrantes cada semana y hasta la actualidad sufren reiterada persecución para impedírseles asistir a misa; y de los también emblemáticos seglares Oswaldo Payá Sardiñas y Harold Cepero, líderes del MCL.      

Ante esta evidente nueva provocación contra la Iglesia Católica cubana en el anunciado juicio contra su eminente hijo Roberto de Jesús Quiñones Haces no solo esperamos la reacción del 60% de los cubanos que viven en la isla y que según datos estimados del Vaticano son católicos; sino que esperamos también las reacciones de la alta jerarquía de la evidentemente perseguida Iglesia cubana, y por supuesto, de la propia Santa Sede y de su Jerarca el Papa Francisco. Es importante que se sepa también que para manifestar solidaridad o comunicarse directamente con Roberto no sean usadas las redes sociales, a pesar de que Roberto nunca ha abierto una cuenta de Facebook han robado su identidad y más de una cuenta se usan apócrifamente como si fuera él. Si se desea contactarle hágase directamente por vía telefónica a su número: +5358029030 o a su email: rojequihacfgos@gmail.com.

#Cuba Profanada la Parroquia “La Cruz de Mayo” en #Pentecostés

La parroquia catόlica “La Cruz de Mayo”, hoy una pequeña capilla ubicada en el mismo espacio donde antiguamente se ubicaba una iglesia mayor, en lo que antaño también fuera un poblado mucho más prόspero de lo que es ahora, “La Quinta”, a 7km de su cabecera municipal Camajuaní; fue objeto de un sacrilegio coincidiendo a propόsito con Pentecostés al amanecer del domingo 9 de Junio de 2019, cuando fue robado el campanario de bronce (reliquia de la antigua estructura del templo que se custodiaba dentro de la actual capilla), el vino de la sacristía, el caliz sagrado, y todos los copones de plata, también la sotana sacerdotal que apareció hecha trizas como para que fuese vista a propόsito muy cerca del lugar.

Desde que la Conferencia de Obispos Catόlicos de Cuba hiciera pública una Declaración crítica a la Constitución llaman la atención detalles contrarios al catolicismo en Cuba que no pueden pasar por alto, por ejemplo, en mayo pasado cuando se suspendiό ante la posibilidad de “actos provocativos” una Conferencia Magistral que el laico Dagoberto Valdés Hernández (Premio Patmos 2017) debía impartir en la Diócesis de Santa Clara, que es por cierto la misma Diócesis de la Parroquia “La Cruz de Mayo” donde el pasado domingo de Pentecostés tuvo lugar el sacrilegio.

Algunos consideran que la persecución religiosa al catolicismo en Cuba, abierta o encubierta, es cosa del pasado, pero hechos como los anteriores evidencian lo contrario. El Instituto Patmos recepciona muchas otras denuncias que en la mayoría de las ocasiones no pueden hacerse públicas pues las propias fuentes así lo solicitan al considerar que sobrevendrían mayores represalias, como por ejemplo, la posible deportaciόn de misioneros, monjas y sacerdotes extranjeros muchas veces involucrados en los hechos que se expresan. El propio Instituto Patmos recuerda la expulsiόn del sacerdote brasileño que lideraba la orden católica de los capuchinos en la iglesia de «La Divina Pastora» en Santa Clara, luego de que él autorizara en mayo de 2013 la celebración de nuestro Foro dedicado al controversial tema del aborto y en el que participό como uno de los panelistas el Dr. Oscar Elias Biscet (Premio Patmos 2016). Poseemos denuncias en relación, por ejemplo, al acoso, vigilancia y la coacción gubernamental que estuvieron rodeando todo el tiempo la visita que tuvo lugar en 2017 de la Cruz Peregrina y el Icono de la Virgen María como símbolos de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) que peregrinaron por toda Cuba, pero propias fuentes implicadas, por las causas expuestas, nos limitan de publicar los detalles.

Un inmenso aparataje militar circunda por estos días la parroquia “La Cruz de Mayo”, el propio Jefe de Policías de la estaciόn de Vueltas, el capitán Carlos Pérez Fernández, dirige el operativo que intenta averiguar quién fue o quiénes fueron los responsables del sacrilegio en Pentecostés contra la iglesia, más le vale al gobierno averiguar acerca de este pillaje de cuya noticia ya conoce el Vaticano, su historia plegada de hechos en contra de la iglesia genera muchas dudas.

La conocida publicación católica española “Alfa y Omega” amplifica también este hecho lamentable.

El Dr. Eduardo Cardet Concepción: Premio Patmos 2018

El Premio Patmos, concedido desde 2014 cada 31 de octubre, coincidiendo con el Día de la Reforma Protestante, se otorgó este año al Dr. Eduardo Cardet Concepción.

La Placa entregada a Cardet
La Placa que acredita el Premio Patmos 2018.

Nuestro Premio  procura ser entregado a un creyente consecuente con su Fe religiosa en Cuba. Lleva el nombre de nuestro Instituto, que es también el nombre de la isla donde Juan estuvo preso ¨por causa de la Palabra de Dios y el testimonio de Jesucristo¨ (Ap. 1:9); lo cual implica una conexión entre ambas islas.

Familia Cardet 1
Los hijos de Cardet y otros familiares y activistas del MCL en el momento de entrega de la Placa.

El Dr. Eduardo Cardet Concepción, católico activo y practicante, líder nacional del Movimiento Cristiano Liberación (MCL); se encuentra precisamente prisionero como muestra fehaciente de tal compromiso – no es casual su clasificación por parte de Amnistía Internacional como ¨prisionero de conciencia¨. Nuestros cuatro premios anteriores fueron entregados directamente a los premiados, pero esta vez el escogido se encuentra tras las rejas, donde permanece desde el 30 de noviembre de 2016; lo cual confirma el aumento de la represión en Cuba. Representantes del Instituto Patmos  visitaron a su familia en Holguín y entregaron la Placa a los hijos del premiado. Desde el 26 de mayo el régimen penitenciario se recrudeció para Cardet, pero también para su familia. Mientras él permanece aislado en la prisión ¨Cuba Sí¨, las visitas familiares fueron prohibidas para un periodo de seis meses como “castigo por la campaña de la familia en pro de la liberación” mientras agentes de la Seguridad del Estado acosan y vigilan a su familia. La entrega de la placa a sus hijos en representación de su padre constituye un símbolo que añade significado a nuestra entrega.

Familia Cardet 5
Los hijos de Cardet, también parte de la tribulación de su padre, sosteniendo la Placa Premio Patmos 2018.

La ONG UN Watch presentó una denuncia ante el Grupo de Trabajo sobre Detenciones Arbitrarias de la ONU para exigir a las autoridades de la Isla que liberen a Cardet. Un Watch denuncia que desde que fue detenido, Cardet ha recibido palizas, se le ha denegado tratamientos médicos, las visitas de un sacerdote y de manera “rutinaria” también las de sus familiares, además de negarle la libertad bajo fianza. Aunque en los últimos meses el obispo de Holguín pudo visitarle, durante la mayor parte de su encierro al Dr. Cardet se le ha negado reiteradamente la asistencia religiosa e incluso la posesión de una Biblia por lo cual ha sido víctima también de violaciones a su libertad religiosa y de creencia, adicional a todos los desmanes recibidos.

El Instituto Patmos al entregar la quinta edición de su Premio al Dr. Cardet ruega a Dios por su liberación y exhorta a todas las organizaciones de la sociedad civil cubana a cerrar filas en función de conseguir la libertad inmediata y sin condiciones de este luchador. Cualesquiera iniciativas en este sentido no estarán de más. Contamos con Dios para su liberación, pero Dios también cuenta con nosotros, él no quiere ni hace nada sino a través de nosotros y necesitamos de la ayuda de todos.

Con Cardet
La Mis. Yoaxis Marcheco y el Rev. Mario Lleonart en visita a Cardet en mayo de 2016 representando al Instituto Patmos.

Coord Inst Patmos con la placa para Cardet
El Rev. Mario Lleonart co la Placa dedicada a Cardet como Premio Patmos 2018.

Los cuatro premiados anteriores han sido: el Prof. Amador Blanco Hernández (Premio 2014), el P. José Conrado Alegría (Premio 2015), el Dr. Oscar Elías Biscet (Premio 2016) y el laico católico Dagoberto Valdés Hernández (Premio 2017). La inclusión ahora también de Cardet (Premio 2018) nos honra a todos y esperamos muy pronto poder reencontrarnos con él.

4loO_F6D_400x400
Fotos de los cuatro premiados anteriores.

Agradecemos al diario español ABC y al periodista José María Ballester Esquivias por acompañarnos en la divulgación de nuestro Premio:

https://www.abc.es/internacional/abci-disidente-cubano-eduardo-cardet-galardonado-premio-patmos-201810311335_noticia.html?fbclid=IwAR0hl-HrZ4Vgun5YZiQeY9KVZF107bIqWKLfehATTyawva6MDKNU2y5qEO8 

 

Aumenta a 115 nuestra lista de ciudadanos cubanos que en el transcurso de 2018 han sido impedidos de viajar fuera de Cuba

3-COLLAGE-OPOSITORES-1

Durante su presencia en Nueva York en el marco de la 73 Asamblea General de la ONU Miguel Díaz-Canel se mofó de los ¨avances¨ en materia migratoria de la que supuestamente disfrutamos los cubanos desde la anunciada Reforma Migratoria del 14 de enero de 2013. Mientras esto decía, en un aeropuerto en Camagüey impedían abordar nuevamente un avión al periodista independiente Henry Constantin Ferreiro, presidente en Cuba de la Sociedad Interamericana de Prensa  y coordinador del Encuentro Nacional Cubano. Esta vez se trataba del vuelo 2328 de Jet Blue que le permitiría realizar conexiones con vuelos de Copa Airlines para participar del XXXVI Curso Interdisciplinario en el Instituto Interamericano de Derechos Humanos en San José, Costa Rica.

Lo peor es que tal violación al derecho de libre movimiento no es un maltrato exclusivo a Henry Constantin. El Instituto Patmos – que también ha sufrido tales procederes contra varios de sus colaboradores – desde mediados de año comparte y actualiza una lista de personas que viven dentro de la isla que de una u otra manera en lo que transcurre de 2018 han sido impedidos de viajar. Cuando iniciamos en julio la publicación de dicha lista eran 52 los primeros nombres reflejados pero tres meses después son 115 y sabemos que hay muchos más:

  1. Abascal Zamora, Sissi
  2. Acosta Peña, Pedro
  3. Acosta Ríos, Nelson  
  4. Aleaga Pesant, Julio
  5. Álvarez, Julio César
  6. Amela Hernández, Omar
  7. Benítez, Mercedes
  8. Biscet, Oscar Elías
  9. Burunate Gómez, Caridad María
  10. Burunate Gómez, Regla Rafaela 
  11. Broche de la Cruz, Magalis
  12. Carrillo Hernández, Asunción
  13. Castro García, Deyli
  14. Carvajal, Acelia
  15. Cervantes García, Jorge
  16. Columbié, Dariém
  17. Constantin Ferreiro, Henry 
  18. Cortina, Amarilis
  19. Díaz Becerra, Onelcys
  20. Domínguez, Víctor Manuel
  21. Echevarría Menéndez, Tania 
  22. Engroba González, Irisley
  23. Estenoz, Yaudel 
  24. Ferrer, José Daniel
  25. Fernández Cuenca, Waldo 
  26. Fornaris, José Antonio
  27. Fuentes Lemes, Ramón
  28. Galammame, Amado Calixto
  29. Gálvez Chiú, Karina
  30. García Basulto, Sol 
  31. García Fournier, Niober
  32. García Pérez, Jorge Luis (Antúnez)
  33. Gómez Manzano, René
  34. González Albernas, Matilde Alejandra 
  35. González Leiva, Juan Carlos
  36. González Reinoso, Pedro Manuel
  37. Gonzalez Suárez, Eroises
  38. Guilarte Aranda, Eglis 
  39. Hernández, Iliana 
  40. Hernández Carrillo, Iván
  41. Herrera, Miriam
  42. Hidalgo García, Damaris Mónica 
  43. Linares García, Librado
  44. López Cortés, Eduardo Ramón
  45. Madrazo Luna, Jacqueline 
  46. Manzanet Ortiz, Francisco Luis
  47. Marrero Burunate, Yisabel María
  48. Martín Calderín, Miraida
  49. Martín Valdivia, Roberto
  50. Martínez Vaillant, Alexei
  51. Mariño García, Iris 
  52. Mesa Crespo, Dora Leonor 
  53. Mojena Hernández, Katherine 
  54. Mora Montalvo, Alexei
  55. Navarro Rodríguez, Félix
  56. Navarro Álvarez, Sayli
  57. Oliva Rivery, Carlos
  58. Oliva Torres, Carlos Amel
  59. Oliva Torres, Ernesto
  60. Ortiz Ramírez, Eduardo
  61. Palacio Mogar, Fernando Edgardo
  62. Peña González, Aimara
  63. Pérez Abreu, Zelandia de la Caridad
  64. Pérez Franco, Leonardo
  65. Pérez González, Alfredo
  66. Pérez González, Ariel 
  67. Pérez Mendoza, Adrián 
  68. Pérez Velázquez, Suleydis
  69. Piñeiro, Michel
  70. Puentes Batista, Alain
  71. Puentes Beruvides, Yunior
  72. Quiñones Haces, Roberto de Jesús
  73. Quijano Silva, Soraya
  74. Ramírez Álvarez, Osmel 
  75. Ramos Herrería, Leticia 
  76. Rangel Manzano, Francisco 
  77. Remón García, Anay (Ana León)
  78. Rivaflecha Revilla, Magalis 
  79. Rodríguez Becerra, Carlos Raimundo
  80. Rodríguez González, Dalila
  81. Rodríguez Arroyo, Yaimel
  82. Rodríguez Riverol, Jonniel 
  83. Rodríguez, Jorge Enrique 
  84. Rodríguez Alonso, Leonardo Lino
  85. Rodríguez Lora, Inalkis
  86. Rodríguez Matos, Juannier 
  87. Rodríguez, Yusimí
  88. Rojas Pérez, Dailén
  89. Romero Becerra, Yusleidy
  90. Roque Cabello, Martha Beatriz
  91. Sánchez Zaldívar, Alejandro
  92. Santana Capdesuñer, Roberto Miguel
  93. Serrano Díaz, Yadira 
  94. Soler, Berta
  95. Valle Roca, Lázaro Yuri
  96. Viñas Lazo, Rosalía
  97. Zamora Carmenate, Annia

Han podido viajar posteriormente, pero fueron interferidos en algún viaje anterior este año:

  1. Águila, Gorki 
  2. Álvarez González, Ileana
  3. Aveleira Rodríguez, Jorge Luis,
  4. Ávila Herrera, Dayixys
  5. Betancourt Méndez, Aloy
  6. Delgado Jiménez, Maday
  7. Hernández Cabeza, Alicia
  8. Izquierdo Toledo, Yoandy
  9. Madrazo, Juan Antonio
  10. Pérez Pérez, Armando Antonio 
  11. Reyes, Liettys Rachel
  12. Rodríguez Pentón, Cristina María
  13. San Martín Albistur, Augusto César 
  14. Sánchez Rodríguez, Francis 
  15. Tamayo, Marthadela
  16. Trapaga, Luis
  17. Valdés Hernández, Dagoberto
  18. Villares Plasencia, Lianelis (Lia)

Aunque Miguel Díaz-Canel intentara falsear la realidad en Nueva York, lo cierto es que en Cuba siguen sin respetarse los derechos ciudadanos, incluyendo el artículo 13 de la Declaración Universal de Derechos Humanos que tiene que ver con el libre movimiento del que él tanto se mofara. Y tales derechos son violados a través de toda una gama de procederes que van desde secuestros o detenciones arbitrarias para que pierdan sus vuelos; hasta informarles que se encuentran “regulados”, o sin ninguna advertencia previa impedirles volar ya encontrándose listos en el aeropuerto. Existen aún casos más burdos en que los pasaportes han sido ocupados (secuestrados) y sin explicación continúan en poder de la Seguridad del Estado, de lo cual resulta un ejemplo significativo el caso de Roberto de Jesús Quiñones Haces, activista católico (trabaja directamente con la Pastoral Familiar de su Diócesis en Guantánamo), periodista independiente y abogado integrante de la Corriente Agramontista cuya propiedad fue asaltada el 3 de julio confiscándole todos sus medios técnicos y documentos, incluido el pasaporte sin serle devuelto ni ofrecerle explicación alguna.

Our friend Gracia started a new trip

Rev. Mario Felix Lleonart Barroso and Gracia Bennish in Havana, Cuba

In the five years since the establishment of the Patmos Institute – an organization that barely survives from the depths of Cuba’s resistance movement- is a very privileged group thanks to its friends, both inside and outside of Cuba.

Whithout a doubt, among our very best friends was Mrs Gracia Bennish (October 10, 1943 – August 1st, 2018), President of “United for Human Rights, Florida” who passed away this Wednesday at 7:30am Eastern time. Since 2014 she helped us strengthen our voice inside and outside of Cuba. We were introduced to Gracia by our mutual friend Lincoln Diaz Balart;   thanks to her resolve some of us were able to talk and deliver speeches on Cuba’s right to freedom, from the same stairs that our Cuban leader had so done but a century earlier.  This took place in what once was the tobacco factory at Ybor City, Tampa.  Lead by Gracia, we also were able to speak up at The United Nations where we raised the issue of systematic human rights violations in Cuba.

But more than raising our voice, perhaps this was Gracia’s greatest gesture, it was her descending as Christ did to preach to captive spirits, Gracia went down to Cuba to participate in such an unusual type of tourism:  in solidarity with those seeking democracy and human rights for all Cubans. During her trips, and they were a few, we counted on her as a unique guest speaker, she addressed those in attendance during the 121st anniversary commemoration of Jose Martí’s death, held at the Masonic Lodge “Urania – Dr. Mortera of Zulueta, Villa Clara.  Her participation in this event is to this day, reason for our gratitude.

Moving about Cuba as a badly needed infusion of freedom, Gracia met distinguished leaders of Cuba’s human rights movement, such as Dagoberto Valdés Hernández, among participants of ¨Centro de Estudios Convivencia¨, dealing with the art of coexistence in a fragmented society. This was held at Karina Galvez’s home.  Gracia was also a very distinguished visitor to the farm known as “La Isleña”  in Pinar Del Río, where she was able to see first hand, the dedication of the Pérez Gonzalez Family.  She had a glimpse there of the very best of Cuba’s soul yearning to be free. Grace also visited the headquarters of the UNPACU, Patriotic Union of Cuba, in Havana. Chely was still alive and shared with Gracia, memorable cups of Cuban coffee. It was there she met Jose Daniel Ferrer Garcia, among other leaders of the main opposition group in Cuba.  In Santa Clara, Gracia visited Guillermo “Coco” Fariñas, with whom she spent hours in a back and forth of ideas with the leader of the ¨Foro Antitotalitario Unido¨.

Thousands of copies of the Universal Declaration of Human Rights were distributed along with copies of “The Way to Happiness”, a code of ethics which is ver appropriate for a nation suffering from a deep crisis in values;  these were distributed all over Cuba to thousands of citizens who to this day, avail themselves of the teachings contained therein.  All of this was done thanks to Gracia whom we will never have sufficient words of praise and gratitude.

Good bye dear Friend!  You will walk the path of freedom you paved along our countryside and cities!  Until we meet again!

Nuestra amiga Gracia emprendió un nuevo viaje

Gracia Bennish, oradora en el Foro del Instituto Patmos en el 121 aniversario de la muerte de José Martí, en la Logia Masónica “Urania – Dr. Mortera” de Zulueta, Villa Clara

El Instituto Patmos en sus cinco años y medio de historia – aun cuando sea una organización que a duras penas sobrevive como parte de la resistencia, desde las catacumbas de la sufrida sociedad civil cubana – es un grupo dichoso por cosechar buenos amigos, dentro, y también fuera de Cuba.

Rev. Mario Félix Lleonart Barroso con Gracia Bennish en la ONU

Rev. Mario Félix LLeonart Barroso en ¨José Martí Steps¨ en Ybor City Tampa, junto a Gracia Bennish…

Entre nuestros mejores amigos en el mundo estuvo sin dudas la Sra. Gracia Bennish (Octubre 10, 1943 – Agosto 1, 2018), presidenta de ¨United for Human Rights, Fl.¨ quien falleció este miércoles 1 de agosto a las 7:30 am. Desde el año 2014 ayudó a amplificar nuestra débil voz, dentro y fuera de Cuba. Presentada a nosotros por nuestro también amigo Lincoln Díaz-Balart; por su anuencia y gestiones tuvimos el privilegio de que varios de nuestros afiliados pudieran volver a pronunciar discursos sobre la libertad de Cuba en la misma escalera donde antaño lo hiciera nuestro José Martí en la antigua fábrica de tabacos en Ybor City, Tampa, renovando el espíritu del pasado. También tomados de su mano logramos llegar hasta la sede de la ONU donde también alzamos la voz en defensa de los derechos humanos de Cuba.

Gracia Bennish en los campos de Cuba, Declaración de los Derechos Humanos en mano

Pero más que amplificar nuestra voz fuera de Cuba, tal vez el mayor gesto de Gracia – su nombre no pudo haber sido mejor puesto – fuera descender, como mismo Cristo descendió a los infiernos para predicar a los espíritus encarcelados, hasta las entrañas de la Cuba profunda donde realizó un turismo inusual – el turismo solidario por la democracia y los derechos humanos de Cuba -. En sus viajes, que fueron varios, estuvo entre nuestros oradores de lujo, como en aquel foro dedicado a José Martí en el 121 aniversario de su muerte que celebramos con el coauspicio de la Logia Masónica “Urania – Dr. Mortera” de Zulueta, Villa Clara, del cual se sigue hablando todavía.

Rev. Mario Félix Lleonart Barroso y Gracia Bennish por las calles de La Habana

Moviéndose como un glóbulo blanco por las venas enfermas de Cuba visitó y conoció a líderes de la sociedad civil cubana entre los cuales se destacan Dagoberto Valdés Hernández y otros muchos participantes del Centro de Estudios Convivencia, en la entonces casa de Karina Gálvez. Fue visitante honorable de la Finca ¨La Isleña¨, en el municipio San Juan y Martínez, de Pinar del Río donde conoció la tenacidad de la familia Pérez González y miró directamente a los ojos de lo más puro del alma cubana. Estuvo en la sede de la Unión Patriótica de Cuba (Unpacu) en La Habana – Chely vivía todavía y fue su anfitrión colándole uno de sus inolvidables cafés cubanos – y allí conoció a José Daniel Ferrer, y a otros líderes de la mayor de las organizaciones de la oposición cubana. En Santa Clara visitó la sede del Foro Antitotalitario Unido donde conoció personalmente a Guillermo ¨Coco¨ Fariñas con quien dialogó y conoció de sus sueños e historias por casi dos horas…

Miles de copias de la Declaración Universal de los Derechos Humanos y de ¨El Camino a la Felicidad¨, un código de ética sumamente apropiado para un país con una profunda crisis de valores, fueron llevados por diversas vías al interior de Cuba y distribuidos a miles de cubanos ávidos entre los cuales circulan todavía. Y todo esto fue por obra y gracia de Gracia para quien nunca alcanzarán las palabras apropiadas que nos permitan dar las gracias.

Hasta pronto querida amiga; tú volverás a caminar por nuestros campos y ciudades cuando germine la semilla que dejaste sembrada entre nosotros, la de la libertad. ¡Nos vemos pronto!

(Rev. Mario Félix Lleonart Barroso)

Video de la entrega del Premio Patmos que concedemos a nuestro muy apreciado Dagoberto Valdés Hernández coincidiendo con el 500 Aniversario de la Reforma Protestante

PALABRAS DE AGRADECIMIENTO DE DAGOBERTO VALDÉS HERNÁNDEZ AL RECIBIR EL PREMIO PATMOS 2017. 31 de octubre de 2017. V centenario de la Reforma.

IMG-20171031-WA0000
Entregaron Premio Patmos 2017 en Pinar del Río a Dagoberto Valdés como representantes del Instituto Patmos: Dalila Rodríguez González, Leonardo Rodríguez Alonso y Armando Pérez Pérez; y fueron compartidos los dos números más recientes de la revista de millenials Nota del Cielo, representada por Amanda Pérez Delgado, el número 4 del 2017 de esta revista publica una entrevista a Dagoberto a propósito de su Premio.  

Queridos hermanos del Instituto Patmos y de la sociedad civil cubana:

 

Para dirigirme a Ustedes, mis queridos hermanos en Cristo, hago mías las palabras de Juan en la isla de Patmos:

“Yo, hermano de ustedes, con quienes comparto las pruebas, el Reino y la perseverancia en Jesús,…reciban gracia y paz de Aquel que Es, el que Era y el que Viene, el Señor del Universo.” (Apocalipsis 1, 8-9)

Es precisamente por la causa de Jesús de Nazaret, el Alfa y Omega de mi vida, que recibo este inmerecido y prestigioso Premio Patmos 2017. Al Señor del Universo le sean dadas las gracias, en primer lugar. “Sólo de Él son la gloria y el honor por los siglos de los siglos.”

Agradezco también a la directiva del Instituto Patmos, especialmente a mis hermanos el Rev. Pastor Mario Lleonart, a su esposa Yoaxis Marcheco, a los hermanos Leonardo y Félix y a cuantos han fundado y animado este servicio cristiano desde el centro de Cuba.

Un motivo trascendental de acción de gracias es el año y la fecha en que se me concede este Premio cristiano. Esta coincidencia providencial la interpreto como señal y programa para mi vida. En efecto, hoy se cumplen 500 años de la Reforma. Aquel 31 de octubre de 1517 fueron clavadas, según la tradición, las 95 tesis en la puerta de la Iglesia del Palacio de Wittenberg. El teólogo y sacerdote católico de la Orden de San Agustín, el reverendo padre alemán Martín Lutero, proponía un debate sobre la salvación por la fe y el abuso de las indulgencias. Hoy es reconsiderado su intento de reformar a la Iglesia de Cristo volviendo a las fuentes bíblicas y a la vida de las comunidades cristianas primitivas. Otro Martin Lutero, el pastor King, demostró que aunque la salvación es don gratuito de Dios, trabajar pacíficamente por los Derechos y la Dignidad de todos los seres humanos es vocación y misión de los cristianos.

Yo tuve la suerte y la gracia de haber sido bautizado de niño en la Iglesia católica, y también de haber aprendido el nombre de Cristo en la Iglesia Metodista de mi barrio gracias a sus santos pastores Flor Reina Pereira y Mirta Fernández y Seco, quienes fueron como padres para mí hasta que a los 10 años regresé, por propia decisión y sin rupturas, a la Iglesia católica en la que se educaron mi padre, mi madrina y abuela Nieves y el resto de la familia paterna. De ahí mi visión ecuménica del cristianismo y mi vocación por el diálogo universal y fraterno.

El propio Papa Francisco ha visitado Suecia para participar de la conmemoración del inicio de la Reforma. Hoy podemos decir, sin ninguna duda, que aunque aquel debate terminó en la segunda gran división de la única Iglesia de Cristo, hoy la entera comunidad de los discípulos del divino Maestro de Galilea, católicos, ortodoxos y reformados, hemos salido todos más purificados de lo que el propio pontífice actual ha llamado “la mundanidad”, ese espíritu terrenal y materialista que fue el catalizador de la corrupción generalizada por la que se inició aquella Reforma.

El desafío que hoy compartimos todos los cristianos, sin distinción, es superar esa mundanidad, esos intereses políticos y económicos que penetran y pudren a toda la sociedad, en ocasiones también a las comunidades cristianas que forman parte de esa sociedad contemporánea. La celebración de estos cinco siglos de aquel intento de volver a las fuentes primigenias del Evangelio, podría ser para todos los seguidores de Cristo, incluso para los que admiran su estilo de vida y enseñanzas aunque no pertenezcan a ninguna confesión religiosa, un llamado a recuperar la belleza de la Verdad compartida y dialogada, la dulzura de la Bondad que busca el bien común de toda persona humana y la urgencia del Amor, centro, alma y fin del mensaje cristiano. Ser fiel a las fuentes del Evangelio y no dejarnos corromper por los intereses mundanos hoy significa, entre otros desafíos, anunciar aquí en Cuba y en todo el mundo, la Buena Noticia que el mismo Cristo anunció en la sinagoga de Nazaret leyendo la profecía de Isaías:

“El Espíritu del Señor está sobre mí, Él me ha ungido y me ha enviado para traer Buenas Nuevas a los pobres, para anunciar a los cautivos su libertad y a los ciegos que pronto van a ver. A despedir libres a los oprimidos y a proclamar el año de la gracia del Señor.”(Lucas 4, 18-19)

Que este Premio que tiene su nombre en la isla de Patmos desde la que el apóstol y evangelista Juan compartió su visión sobre el mundo venidero, nos anime a cuantos lo otorgan y recibimos a pensar, estudiar y compartir con todos nuestros hermanos cubanos, nuestras visiones del futuro de Cuba en cuyo porvenir próspero, libre, fraterno y feliz, ponemos nuestra esperanza y nuestro esfuerzo cotidiano. Haciendo todo como si todo dependiera de nuestro esfuerzo y al mismo tiempo y sin contradicción raigal, haciéndolo todo como si todo dependiera de la Gracia de Dios. En estos tiempos críticos en que pareciera que no nos dejan “hacer” mucho, cobra vigencia y urgencia aquella convicción de fe que proclaman las Escrituras y que el sacerdote Martín Lutero defendía con tanta vehemencia: no solo son las obras las que nos salvan, sino que basta la Gracia de Dios. Claro que ese no fue y no es un llamado a la inercia, ni al acomodo, sino a actuar movidos por la fe, sabiendo que todo lo que hagamos, e incluso, lo que no nos dejen hacer, lo depositamos en la Manos de Dios, Padre de todos los hombres y Señor de la Vida y de la Historia, en cuyo corazón anidan y laten los destinos de los pueblos.

Vivir esta mística y compartirla con todos nuestros hermanos cubanos, profesen o no una religión, es fuerza interior, virtud probada y energía indetenible, para reinventar nuestra misión sin escapar de este mundo hacia vivencias alienantes o mundanas. Me atrevería a decir, aún más, desde esta óptica de encarnación y compromiso, perseverar, permanecer, esperar contra toda esperanza, es la nueva forma de fidelidad al espíritu primigenio del Evangelio que nos gloriamos de profesar ortodoxos, reformados y católicos mientras caminamos fraternalmente hacia la plena comunión en Cristo. Hoy en Cuba perseverar en la esperanza salva.

Por eso resuenan, hoy y siempre, en lo más hondo de mi alma, como un acicate y una esperanza inconmovible, aquella luminosa promesa que el apóstol Juan dejó plasmada en el capítulo 2, versículo 10, del libro del Apocalipsis que escribió en Patmos para todas las Iglesias y que quisiera que también proclamara toda mi vida y el lugar de mi descanso:

“Se fiel hasta la muerte y te daré la corona de la Vida.” (Apoc.2, 10)

Muchas gracias.